Arrecifes Coralinos

Por Andres Rodrigues

Un arrecife coralino, arrecife  de coral, o coral reef, es un ecosistema marino muy complejo, conformado por miles de especies y grupos de especies cuyo cuerpo tiene por lo general gran proporción de carbonato de calcio. El grupo de especies mas destacado en un arrecife es el de los corales propiamente (científicamente, los celenterados), las esponjas (esponjiarios), las algas calcáreas (algas que han fijado carbonato de calcio en su estructura), macroalgas y conchas o caracoles (científicamente moluscos), que en conjunto conforman una estructura muy bio-diversa, compleja, colorida, maciza, voluminosa. Los arrecifes se ubican paralelo a las costas en mares tropicales y forman un muro o barrera que resistente a las olas, corrientes y a la erosión del mar en general. Un arrecife coralino puede tener desde unos pocos metros hasta varios cientos de millas de longitud, como es el caso de la gran barrera australiana o las barreras ubicadas frente a Belice-México y los que rodean gran parte del archipiélago cubano.

El sostén de la estructura lo aportan los celenterados (principalmente los corales duros o hermatípicos) y las algas calcáreas, por lo que sólo se pueden formar en mares tropicales y subtropicales (a más de 20º Centígrados de temperatura), en zonas de luz abundante (eufóricas, a menos de 200 metros de profundidad) y en los márgenes occidentales de los océanos, donde el carbonato de calcio no se hace soluble.

Los arrecifes de coral conformanecosistemas de muy alta productividad biológica y muy alta biodiversidad. Se ubican cerca de las costas y se conocen arrecifes costeros (asentados a menos de 2 millas náuticas de la costa), atolones (en forma de anillos, porque se forman principalmente en el Pacifico, alrededor de islas volcánicas en sumersión, como describiera Charles Darwin) y de barrera (hasta con varios cientos de millas náuticas, ubicados paralelos a la costa y con una laguna costera que los separa de la línea de la costa propiamente dicha).

El crecimiento de los corales y demás organismos que conforman el arrecife se detiene exactamente por debajo de la superficie (claro, son organismos marinos) y por ello, cuando nos acercamos a una costa con arrecifes, vemos un rompiente de olas a cierta distancia de la orilla.

Hasta la época de la navegación a vela, en especial en la era de los grandes descubrimientos después del viaje de Cristóbal Colon, los arrecifes fueron la pesadilla de los navegantes, y en miles de ocasiones, sus carabelas, naos, galeones, balandros, bergantines, etc., terminaron hechos trizas contra aquellos muros de coral ubicados exactamente por debajo de la superficie, como si estuvieran al acecho. Por eso es que hoy, muchos de los descubrimientos de tesoros hundidos, ocurren en áreas de arrecifes coralinos.

Un arrecife costero, presenta una estructura casi esquemática. Ello implica la ubicación de ciertas especies en una posición como en franjas o cinturones,  lo que científicamente se llama zonación de las especies. De esta manera que cada tipo de especie se ubica en una situación y profundidad propia. El coral cuernos o asta de alce (Acropora palmata) por lo general es el que vemos mas próximo a la superficie. En una posición intermedia se distribuye el coral de astas de ciervo (Acropora cervicornis). Mientras, los corales cerebro, que son mas macizos (Diploria labyrintiformis) se sitúan en la parte mas profunda. Rodeando el arrecife, podemos encontrar fondos de abanicos de mar, gorgonias o sea fan (por ejemplo: Muricia muricata) y extensos flats o  seibadales o bajos, donde abunda la hierba de tortuga (Thalasia testudinum). Algunas especies de coral, pueden estar en toda la columna (los corales de fuego: Millepora complanata y M. alcicornis), lo cual puede recordar muy bien todo submarinista que los ha tocado, a excepción de las manos. El uso del traje isotérmico y guantes puede evitar esa intensa sensación de quemazón que provocan, pero en la actualidad, las indicaciones del buceo responsable señalan que no se deben tocar los corales, no porque nos puedan dañar, sino porque nosotros los podemos afectar a ellos.

X